Visitas:
2.850

En general, el término ciática se refiere a la irritación del nervio ciático en algún momento de su expansión. Ahora se ha descubierto que la irritación del nervio ciático es causada por la compresión del mismo.

Como los otros tipos de nervios, surge de la médula espinal. Entonces, las pequeñas raíces que salen de esta estructura se unen para formar el nervio más grande del cuerpo.

Posteriormente se extiende sobre las nalgas y las piernas hasta llegar al borde exterior de los pies. De esta forma, inerva todos los músculos de las extremidades inferiores. Sus puntas también ocupan la piel y le dan sensibilidad.

¿Cuáles son los síntomas de la ciática?

Por lo general, los pacientes desarrollan una serie de signos que pueden estar asociados con la afección. Por ejemplo, entre los síntomas más comunes encontramos:

Dolor que puede variar en intensidad, ubicación, etc.

El dolor es el síntoma más característico de un ataque de ciática, existen casos clínicos en los que el paciente experimenta un dolor que dura varios días. Sin embargo, puede ocurrir de forma espontánea y con mayor intensidad.

Generalmente, el dolor se produce desde las nalgas hasta la rodilla e incluso puede llegar a los pies. En otras ocasiones, el dolor también puede ocurrir en la zona lumbar (lumbociatalgia). Siempre se desarrolla en una pierna y puede reforzarse en determinadas ocasiones. Por ejemplo al toser. Pero nunca cambia el sueño del sujeto.

  • Entumecimiento, hormigueo u opresión en la piel. Suele ocurrir en las mismas zonas donde se siente el malestar.
  • Debilidad muscular. Por otro lado, este problema afecta la calidad de vida y la independencia de los pacientes. La restricción de movimiento conduce al hecho de que el paciente cojea, tiene dificultad para levantarse y sentarse, etc.

¿Cuáles son las causas de la ciática?

La compresión del nervio ciático puede ocurrir debido a varias afecciones médicas:

  • Síndrome piriforme. Ocurre cuando el nervio ciático atraviesa el músculo piriforme en lugar de rodearlo. Entonces, cuando se crean contracturas, ejercen presión sobre el nervio ciático.
  • Durante esta condición, el útero presiona las estructuras pélvicas que pueden crear contracturas.
  • Prolapso de disco. Es uno de los desencadenantes más comunes. Por lo general, los discos intervertebrales se encuentran entre las vértebras. De esta forma, los protege y da flexibilidad a la columna. Sin embargo, los discos intervertebrales pueden desplazarse de forma anormal y comprimir las raíces del nervio ciático.
  • Es raro, pero puede tomar la forma de condrosarcoma. El nervio también se puede comprimir si hay metástasis en el área.
  • Estenosis del canal lumbar. Generalmente se desarrolla en ancianos y como resultado de la osteoartritis de la columna.
  • Huesos rotos
  • Otras enfermedades. Podemos incluir la enfermedad de Paget, por ejemplo.

¿Cuál es el diagnóstico de ciática?

Por otro lado, el equipo médico generalmente revisará el historial médico del paciente, el estilo de vida y los síntomas que padece el sujeto. Por lo tanto, algunas de las pruebas más comunes que se utilizan para identificar este trastorno incluyen:

  • Exploración física general. Por lo general, el experto compara el lado afectado con el normal. Se comprueba la sensibilidad y la respuesta muscular de las piernas.
  • Maniobras de Lasègue y maniobras de Bragard.
  • Otras pruebas médicas de rutina, como análisis de sangre y orina, para descartar otras anomalías.

¿Cuál es el tratamiento para la ciática?

Asimismo, los especialistas recomendarán una serie de pautas al paciente para aliviar las molestias. Por lo general, en la mayoría de los casos clínicos, el trastorno se resuelve en unos pocos días. Sin embargo, suele aparecer de nuevo en el futuro. Entre los tratamientos más habituales podemos destacar:

  • Uso de medicación. Por lo general, incluyen analgésicos (para aliviar el dolor) y medicamentos antiinflamatorios. Los corticosteroides también se pueden administrar en otros momentos.
  • Relativa calma.
  • Aplicar frío o calor según las recomendaciones del médico. Esto depende del tiempo de establecimiento, el nivel de desarrollo de la compresión sobre el nervio, la causa, etc. En términos generales, el calor es más efectivo que el frío.
  • Los masajes son realizados por expertos, en el peor de los casos es necesario realizar un tratamiento de rehabilitación con la ayuda de fisioterapeutas en combinación con tratamiento farmacológico.